domingo, 8 de septiembre de 2013

DECLARACIÓN DE LA CONTRA CUMBRE G20

San Petersburgo, 4 de septiembre, 2013

Los movimientos sociales y organizaciones de la sociedad civil de diferentes partes del mundo se han reunido el  3 y 4 de septiembre del 2013 en San Petersburgo, Rusia, en vísperas de la Cumbre del G-20 y en el contexto de la amenaza de los Estados Unidos de América (EE.UU.) para atacar a Siria. Con la participación de más de 30 delegados y delegadas internacionales de movimientos sociales del mundo, nuestra Contra Cumbre ante el G20, fue auspiciada por la Iniciativa Post-Globalización.

Expresamos la visión de campesinos y pescadores, mujeres y hombres trabajadores, comunidades y pueblos indígenas, lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero (LGBT), y pueblos en todo el planeta que dicen: ¡ lo que necesitamos es un cambio de sistema !

El G-20 no ha estado a la altura de esta tarea, ni siquiera estuvo a la altura de reformar de manera duradera al capitalismo mundial. El G20 no es legítimo, democrático ni transparente.

Cinco años después de la crisis financiera, el G20 sigue promoviendo políticas neoliberales fracasadas. La cooptación de las llamadas economías emergentes - como los BRICS - obviamente no es un alejamiento de la globalización neoliberal. Por el contrario, estos países también han estado brindando fondos al FMI - $ 75 mil millones en 2012 - para continuar la imposición de medidas de austeridad en los países que enfrentan una profunda recesión y crisis social.

Por lo tanto, nos solidarizamos con las luchas del pueblo griego - y tantos otros de la periferia europea , por no hablar de las otras víctimas del FMI - que sufren el peso de las incompetentes recetas de la troika. Mientras tanto, los bancos que crearon la crisis se están beneficiando de la privatización de la infraestructura pública griega.

No se podía esperar algo muy diferente del G-20, ya que es la expresión de la captura corporativa de nuestros gobiernos, un proceso que se ha profundizado en los últimos cuarenta años, y especialmente desde que el G-20 intentó poner sus primeros parches en 2008.

Durante este período una gran arquitectura de impunidad fue construida para servir a los intereses del capital transnacional. La arquitectura económica global incluye Tratados de Libre Comercio (TLC ) y acuerdos internacionales de inversión tales como los Tratados Bilaterales de Inversión (TBI), los regímenes financieros regionales e internacionales actuales, así como las instituciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y los tribunales como el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) y la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Estas instituciones son responsables de la crisis actual y deben de ser de-construidas y reconstruidas por la seguridad de todas y todos nosotros. En cambio, los gobiernos siguen insistiendo en los TLC, como se expresa en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TTP), el Acuerdo Transatlántico (TTIP por sus siglas en inglés) y el Paquete de Bali de la OMC rumbo a la Cumbre Ministerial en diciembre de 2013.

Esta arquitectura de impunidad incluye las violaciones sistemáticas de los derechos de las personas y la naturaleza por parte de las empresas transnacionales, con la complicidad de los Estados cautivos. Frente a estos ataques a nuestros derechos, las comunidades afectadas, trabajadoras y trabajadores, migrantes, mujeres, campesinos, comunidades indígenas y muchos movimientos sociales de todo el mundo están resistiendo y luchando. Estamos movilizándonos y construyendo alternativas al sistema capitalista. Recientes movilizaciones sociales en Turquía, Brasil, Egipto, Colombia, el sur de Europa, México, India y muchos otros lugares son una expresión del hecho de que la gente no acepta la privatización de lo público y de los bienes comunes.

Las respuestas de los gobiernos a estas protestas son previsibles: la represión generalizada y la criminalización de los movimientos sociales en cada rincón del planeta. Nos levantamos en solidaridad con los presos políticos y las organizaciones de la sociedad civil en Rusia, así como los muchos activistas que enfrentan la represión a nivel global.

Queremos un mundo en el que se logre la socialización de la gran capacidad productiva de la economía mundial, pero de manera democrática. Por el contrario, el mercado en su forma actual privatiza la riqueza y socializa la pobreza, la represión y la destrucción ecológica. Reafirmamos la supremacía de los derechos humanos y la democracia por encima de los dictados de los mercados y las finanzas.

En este momento de peligro extremo en Medio Oriente, estamos unidos en la exigencia de que las potencias extranjeras dejen de añadir a la violencia en Siria y exigimos específicamente que el gobierno de los Estados Unidos se abstenga de su tendencia de bombardear en lugar de buscar la paz. No hay manera de que la amenaza de escalar la violencia pueda mejorar la situación en Siria. Esto sólo servirá para aumentar el sufrimiento del pueblo sirio.

Por otra parte, el bombardeo de Siria causará aún más inseguridad y violencia en la región. Compartimos la oposición del mundo a este ataque criminal e ilegal. Es la oposición expresada por los pueblos y gobiernos de todo el mundo, incluyendo la Liga Árabe, UNASUR, varios países de Asia, incluso el Parlamento británico, y otros. Constituye una condenación al G20 y sus líderes si no pueden reunirse y ponerse de acuerdo para dejar de alimentar el conflicto en Siria.

Igualmente rechazamos el nuevo orden de la vigilancia global como el programa PRISM, llevado a cabo por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos y muchos otros poderes dentro del G20. Ésta es una violación directa del derecho humano básico a la privacidad y un intento de crear una cultura del miedo con el fin de socavar la democracia y cualquier expresión de oposición a los poderes corporativos que gobiernan el mundo en la actualidad.

Las élites del G20 se darán palmaditas de espalda mientras proporcionan las reformas más triviales al sistema financiero y monetario mundial. Pero lo que vivimos no una crisis financiera, es una crisis de civilización. La implosión de septiembre de 2008 fue la expresión de un proceso continuo. El desequilibrio de fuerzas en el que se encuentran tantos bonos del Tesoro y los bancos centrales bajo la influencia de los bancos privados, conllevó a que los gobiernos transfieren grandes cantidades de recursos a la oligarquía especulativa.

De este modo, asistimos a una mejora artificial de los indicadores financieros y macroeconómicos, pero la destrucción de los mecanismos fundamentales de determinación de precios y la expansión de la insolvencia estructural han provocado una disputa hegemónica muy aguda. Incluso la Europa continental se ha convertida en un nuevo terreno de saqueo. El desempleo, el desmantelamiento del Estado de bienestar y la privatización generalizada son parte de la ofensiva de la agenda neoliberal, en el contexto de la abrumadora evidencia de su quiebra doctrinal.

Estas crisis se manifestan en una nueva ola de deuda impagable impuesta a los consumidores y los estudiantes; en los más extremos casos de violencia hacia las mujeres; en la volatilidad de los precios de los alimentos y en la amenaza a la soberanía alimentaria de los pueblos; y en la reciente fuerte salida de capitales de los países pobres hacia las economías más ricas, dando lugar a una enorme presión de moneda en Indonesia, Brasil, India y otros países. Los fondos buitres siguen saqueando a países en los procesos de desendeudamiento, amenazando a Argentina que requiere de nuestra solidaridad.

El G20 - un club selecto de países ricos y emergentes que se auto-nombraron como el nuevo órgano de dirección de la economía mundial - quería hacernos creer que no hay alternativa al capitalismo. Quieren hacernos creer que nuestro planeta en decadencia puede ser salvado con más de las mismas medidas. Sin embargo, estas medidas están condenando al mundo a un círculo vicioso e interminable de crisis y a un colapso ambiental.
Necesitamos un nuevo camino para un futuro diferente y mejor. Como la naturaleza, nuestras alternativas son diversas y ocurren simultáneamente en varios niveles: global, nacional y local. Se dirigen a diversos aspectos de la vida para que la mayoría pueda vivir bien.

Nuestros gobiernos deben promover el cambio con las alternativas ya existentes que nos pueden llevar a relaciones y sistemas distintos. Estas alternativas fueron inspiradas por el ideal de recuperar nuestros bienes comunes y sustraerlos del control de las grandes empresas. Activistas están construyendo un camino genuinamente verde y realmente sostenible hacia el desarrollo y la auto-gestión, y sobre todo para el uso constructivo de los bienes comunes. Proponemos la justicia climática y la soberanía alimentaria, que requieren una reorientación completa de los sistemas, de los estilos de vida hedonistas y formas insostenibles de producción y de consumo.

Llamamos a todas y todos, en cada rincón del mundo, a unirse a las campañas globales que están construyendo estas alternativas, entre otras:

La Campaña Mundial para desmantelar el poder corporativo y acabar con la impunidad
¡ Justicia Climática Ahora !
Las movilizaciones de los movimientos sociales para la Semana de Acción de Bali para poner fin a la OMC en Indonesia
G20-OWINFS (Red Nuestro Mundo no está en Venta) 
La Red por la Justicia en las Inversiones Globales 

¡ Lo que necesitamos es cambiar el sistema!

Firmantes iniciales:

Redes regionales o internacionales
Alianza Social Continental - Hemispheric Social Alliance (Américas)
Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe ATALC (America latina y Caribe)
Carbon Trade Watch (International)
Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres ? Cladem, Red Regional (America latina y Caribe)
Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas -COMPA (International)
Conselho Latinoamericano de Organizações em AIDS -LACCASO (Latin America)
Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero -M4 (Meso-America)
Plataforma interamericana de Derechos humanos, Democracia y Desarrollo - PIDHDD- (Américas)
Red latinoamericana sobre deuda, desarrollo y derechos -LATINDADD (Latin America)
Via Campesina Europe (International)

Organizaciones, movimientos o redes nacionales
Abogadas y Abogados para la Justicia y los Derechos Humanos (Mexico)
Aktive Arbeitslose Österreich -Active Unemployed Austria (Austria)
Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos -AMAP (Mexico)
Aliran Kesedaran Negara -Aliran (Malaysia)
Alternative Information and Development Centre -AIDC (South Africa)
Alliance of Progressive Labor- APL (Philippines)
Amigos de la Tierra Argentina (Argentina)
Amigos da Terra Brasil (Brazil)
Aniban ng mga Manggagawa sa Agrikultura (Union of Agricultural Workers) - AMA- (Philippines)
Anti Debt Coalition (Indonesia)
Asociacion nacional de Industriales de transformación, a. c. -ANIT (Mexico)
ATTAC Japan (Japan)
Brazilian NGO Association ? Abong (Brazil)
Brazilian Network for the Integration of Peoples -REBRIP (Brazil)
Comité pour l'annulation de la dette du Tiers Monde -CADTM (Belgium)
CEICOM (El Salvador)
Center for Encounter and Active Non-Violence (Austria)
Center for Civil Society, Durban (South Africa)
Centro de Documentación en Derechos Humanos ?Segundo Montes Mozo S.J.? -CSMM (Ecuador)
Centro de Políticas Públicas y Derechos Humanos - EQUIDAD (Peru)
China Labor Net (China)
COECOCeiba Amigos de la Tierra Costa Rica (Costa Rica)
Comisión Ecuménica de Derechos Humanos de Ecuador (Ecuador)
Comisión Nacional de Enlace -CNE (Costa Rica)
Cooperation for Peace and Development -CPD (Afghanistan)
Council of Canadians (Canada)
Ditsö (Costa Rica)
Eastern and Southern Africa small scale Farmers Forum -ESAFF (Zambia)
Ecologistas en Acción (Spain)
Ecuador Decide (Ecuador)
Finnish anti-fascist committee (Finland)
Finland without Nazism (Finland)
Focus on the Global South (Thailand, Philippines, India)
Gestos (Brazil)
Indonesia Civil Society Forum on Climate Justice -CSF-CJI (Indonesia)
Indonesia for Global Justice (Indonesia)
Institut Perempuan (Women?s Institute) (Indonesia)
Institute for Global Justice -IKG (Indonesia)
Institute for Globalization and Social Movements -IGSO (Russia)
Institute for Policy Studies - Global Economy Project (USA)
Justiça Ambiental/ Friends of the Earth (Mozambique)
Koalisi Anti Utang -KAU (Indonesia)
KontraS -The Commission of The Disappeared and Victims of Violence (Indonesia)
KRuHA -People's coalition for the right to water (Indonesia)
La'o Hamutuk -Walking Together (East Timor)
National Alliance of People?s Movements (India)
Otros Mundos AC/Amigos de la Tierra México (Mexico)
Pamoja Mali (Mali)
Philippine Movement for Climate Justice PMCJ (Philippines)
PLARSUR (Argentina)
Polaris Institute (Canada)
REDES-Amigos de la Tierra -FoE (Uruguay)
Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio -RMALC (Mexico)
Resistance and Alternatives to Globalization -RAG (Indonesia)
SANLAKAS (Philippines)
Swarna Hansa Foundation (Sri Lanka/Sinhale)
Transnational Institute -TNI (Holanda)
Union of Filipino Migrants in Greece -KASAPI HELLAS (Greece)
Unión Popular Valle Gómez (Mexico)
Zukunftskonvent (Germany)