martes, 22 de noviembre de 2011

La Fiscalía General de la República de Costa Rica pretende desalojar 300 familias campesinas, asentadas en la Finca Tierras Nuevas, en Medio Queso de Los Chiles, en la zona norte de Costa Rica.

A la comunidad nacional e internacional

·       La Fiscalía General de la República de Costa Rica pretende desalojar 300 familias campesinas, asentadas en la Finca Tierras Nuevas, en Medio Queso de Los Chiles, en la zona norte de Costa Rica.

·       Las familias campesinas perderían 400 hectáreas de diversos alimentos cultivados.

·       Se vive un estado de temor y amenaza de represión, ante el despliegue de policías antimotines y la presencia de la Cruz Roja.

Martes 22 de noviembre, 2011. Los Chiles, Costa Rica. La Fiscalía General de la República de Costa Rica, pretende -por la vía de un desalojo policial- expulsar el próximo jueves 24 de noviembre a primeras horas de la mañana a las aproximadamente 300 familias campesinas asentadas en la finca Tierras Nuevas, ubicada en Medio Queso de Los Chiles, zona norte del país.

Las familias campesinas perderían alrededor de 400 hectáreas de sembradíos de maíz, frijoles, ayotes, yuca y de distintos alimentos. Una gran parte de estas 400 hectáreas están listas para ser cosechadas.

Este desalojo, lo pretende realizar la Fiscalía, haciendo caso omiso que existe un proceso judicial en Juzgado Agrario. Las familias campesinas han presentado diversos recursos legales, entre los cuales, se encuentra un recurso de prejudicialidad, donde se invoca que las actuaciones desde lo penal están supeditadas al proceso que se lleva en el juzgado agrario; por lo que cualquier orden de desalojo por parte de la Fiscalía es improcedente y estaría violentando derechos fundamentales de las familias campesinas.

Preocupa particularmente la constatación por parte del abogado penalista Jorge Villalobos; representante de las familias campesinas de que la Fiscalía está coordinando con la Cruz Roja, además de la presencia de fuerzas antimontines; previendo con esto un escenario de violencia y amenazando por esta vía a las familias campesinas. Esto a pesar de que las familias siempre se han mostrado dispuestas a dialogar y a llegar a acuerdos para lograr su derecho a la tierra y nunca han recurrido a la violencia, tal y como se expresa en la reuniones sostenidas con los representantes de la empresa holandesa, dueña registral de la finca y  con el Presidente Ejecutivo del Instituto de Desarrollo Agrario (IDA), Rolando González, donde se llegó a acuerdos de cómo tramitar el proceso para que las familias campesinas finalmente puedan contar con la tierra para su subsistir.

Más bien la violencia ha sido la respuesta del poder, a través de los intentos de desalojo ejecutados en los meses pasados por parte de la empresa de seguridad privada SEGURINOR y la Fuerza Pública. Estos actos ilegales y lesivos de derechos humanos arrojaron 5 personas heridas por balas de goma, entre éstas a dos niños y varias personas con lesiones.

De ocurrir actos de violencia el responsable directo es el gobierno costarricense y el poder judicial; al proteger el entramado de intereses políticos y económicos que sustentan el despojo de las tierras campesinas y tendrán que enfrentar y defender estos actos ante el pueblo costarricense.

Las familias campesinas ocupan la finca Tierras Nuevas, desde el mes de abril del presente año, la cual estaba abandonada y que era dedicada al monocultivo de la naranja y de propiedad registral de una empresa de capital holandés.

Coordinadora Norte Tierra y Libertad
Ditsö