miércoles, 29 de junio de 2016

Byron Reyes Ortiz, indígena Naso Broran Térraba detenido injustamente en Nicaragua el pasado 25 de junio, se encuentra en Costa Rica, en buen estado de salud.

Comunicado de prensa

•  Byron Reyes Ortiz, indígena Naso Broran Térraba detenido injustamente en Nicaragua el pasado 25 de junio,  se encuentra en Costa Rica, en buen estado de salud.
•  Detención fue un acto de violación a Derechos Humanos.

San José de Costa Rica, 29 de junio 2016.

Después de 55 horas de detención ilegal y arbitraria de Byron Reyes Ortiz, indígena del Pueblo Brorán Térraba de Costa Rica junto con 5 extranjeros más,  de nombres; Daniel Espinoza Jiménez (Español), Salvador Tenorio Perez (Mexicano), Emmanuel de la Luz Ruiz (Mexicano), Ana Laura Rodríguez (Argentina) y Eugenio Pancelli Chávez (Mexicano); quienes se encontraban impartiendo un taller sobre nuevas tecnologías y cambio climático en la Colonia La Fonseca en el Departamento de Nueva Guinea, como parte del quehacer de la Caravana Mesoamericana del Buen Vivir, todo estos fueron expulsados por el gobierno de Nicaragua el pasado lunes 27 de junio en horas de la noche.

Byron Reyes y Ana Rodríguez fueron trasladados al puesto migratorio de Tablillas, zona norte de Costa Rica, a eso de las 8 de la noche, del día 27 de junio, mientras que los otros compañeros ese mismo día fueron llevados a la frontera con Honduras. Byron Reyes, fue recibido por las autoridades migración de Costa Rica, donde se le sometió a un chequeo médico que confirmó que se encuentra en buen estado de salud.

Esta expulsión del país de los detenidos sin que se haya interpuesto ninguna denuncia penal, migratoria, ni de ningún otro tipo en su contra; demuestra tal y como fue denunciado:
Que los y la detenida no manipularon ningún tipo de material explosivo, ni pusieron en riesgo la vida de ninguna persona.

Que los y la detenida no se encontraban participando de ninguna actividad contra el proyecto del gran canal interoceánico.

Además según los hechos; los y la detenida no se les permitió contar con ningún tipo de asistencia legal, tampoco se les permitió comunicarse ni con sus familiares ni con la representación diplomática de sus respectivos países y nunca se supo el lugar de su detención y aislamiento. Es ahora que se conoce que estuvieron bajo las órdenes de las autoridades de Migración en Managua.

Todo lo anterior reafirma lo que Ditsö señaló durante estos días, en el sentido de que esta detención, aislamiento e incomunicación, constituye una grave violación a los Derechos Humanos y que el actuar del gobierno, la Policía Nacional, la Fiscalía y demás instrucciones involucradas fue ilegal y es un acto de criminalización de los movimientos sociales.

La Caravana Mesoamericana por el Buen Vivir estará refiriéndose oportunamente a la situación vivida por sus integrantes.

Asociación de Iniciativas Populares Ditsö
Coordinadora de Lucha Sur Sur